IGLESIA DE LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA (ZURUCUAIN)

mayo 4, 2015

Edificio gótico (primera mitad del siglo XIII) que sufrió grandes transformaciones a principios del siglo XVII (1619). Consta de planta de cruz latina con nave dividida en dos tramos desiguales, crucero, transepto y cabecera poligonal. El tramo primero de la nave, la zona mejor conservada entre lo primitivo, se cubre con bóveda de crucería simple cuyo arco diagrama apoya en sendas columnas adosadas a pilastras con capiteles tallados con motivos vegetales y figurativos de tradición cisterciense.

El resto de la nave, crucero, transepto y cabecera, se cubren con bóvedas de crucería estrellada con claves entre las que destaca la central del segundo tramo por llevar grabada la fecha “Año 1619” de realización de la bóveda. La torre campanario se localiza a los pies en el primer tramo de la nave.

El templo tuvo dos accesos situados respectivamente en el segundo tramo del lado de la epístola y en los pies. El primero, hoy ciego, lo constituye una puerta de arco apuntado con dovelas y arquivolta ornada palmetas. La segunda entrada, en uso actualmente, presenta arco algo apuntado con arquivoltas que apean en capiteles con decoración vegetal y figurativa muy estilizada.

Esta primitiva portada gótica, con crismón en una de sus claves, se remodeló en el siglo XVII para acoger en su interior a una puerta de arco de medio punto moldurado, a la que protege un pórtico moderno. En su interior el presbiterio se decora con un gran retablo en estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII. Consta de alto banco, un solo cuerpo de tres calles con columnas gigantes de orden compuesto (dobles en la calle central) y ático en forma de cascarón con decoración radial a base de rocalla.

En el banco se suceden relieves con escenas de la vida de la Virgen de la Anunciación (Coronación, Nacimiento y Asunción) y en el cuerpo la imagen titular es moderna y las laterales, un San Pedro grande, dieciochesco, y un San Andrés, más pequeño, romanista, de hacia 1600, reaprovechado de otro retablo. En el centro del cascarón figura Dios Padre en gloria con acompañamiento de ángeles y nubes.

Ermita de San Bartolomé. A unos minutos, en un alto, hacia Murugarren.

FacebookTwitterGoogle+Compartir en las redes

<< volver