Comienzan los primeros espigamientos del proyecto Buruxka

octubre 1, 2020

Comienzan los primeros espigamientos del proyecto Buruxka

Un proyecto de innovación social de recuperación de la práctica del espigamiento en Navarra

29-09-2020

 

Durante los días 21, 26, 28 y 29 de septiembre de 2020 se han realizado los primeros espigamientos en las localidades de Sartaguda, Cárcar, y Lácar. Durante los mismos, más de una veintena de personas voluntarias y escolares del colegio comarcal Zumadia de Abárzuza, junto al equipo del proyecto, han recogido 951 kilos de cebollas, uvas y tomates que se han destinado a colectivos sociales como el Banco de Alimentos en Lodosa (sede cedida por el Ayuntamiento), Caritas y Servicios Sociales de Base del entorno, entre otros.

Las actividades se han llevado a cabo en campos de las producciones colaboradoras, Bodegas Lezaun, Bodegas Navarrsotillo y SAT La Torre Verde, cumpliendo con todas las medidas de seguridad exigidas en los protocolos de protección frente al COVID-19 establecidos por las autoridades sanitarias.

El final de esta primera serie de espigamientos coincide con el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, declarado por Naciones Unidas, y fecha elegida por Espigoladors para promover la campaña #WeAreGleaners, en la que diversas entidades realizarán espigamientos en todo el mundo para visibilizar su importancia como acción de lucha contra las pérdidas y el desperdicio de alimentos. Coincide además con la “3ª Semana contra el Desperdicio alimentario”, promovida por empresas de la industria y la distribución alimentaria, y coordinada por AECOC (Asociación de Empresas del Gran Consumo) y que cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Alimentación.

Buruxka, es un proyecto de recuperación del espigamiento como valor social y ambiental promovido por el Ayuntamiento del Valle de Yerri, la UPNA e INTIA, con el apoyo del Plan de Desarrollo Rural – PDR de Navarra 2014-2020, a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: “Europa invierte en zonas rurales” y el Gobierno de Navarra.
Los espigamientos consisten en la recogida de los alimentos que quedan en el campo tras la cosecha y que no se destinan a la venta. Buruxka los recoge con apoyo de voluntariado y los redistribuye entre distintos colectivos sociales para alargar la vida de los alimentos y apoyar a personas en situaciones difíciles.

El proyecto piloto pretende contribuir a reducir el impacto social y ambiental derivado de las pérdidas en campo, visibilizar la importancia del sector primario y el valor de los alimentos, y formar agentes de cambio para sensibilizar sobre el desperdicio alimentario.

La propuesta se basa en fomentar el trabajo en red de distintas entidades: agricultores-as que ponen a disposición sus campos, entidades sociales que los hacen llegar a personas en situación de vulnerabilidad; y personas voluntarias que realizan los espigamientos. Y a medio plazo, crear una empresa de economía social y solidaria para la transformación de los productos que alarguen su vida útil.

Aquellas producciones, entidades y personas que quieran sumarse a esta iniciativa de incidencia social y ambiental transformadora pueden hacerlo escribiendo a buruxka@gmail.com o inscribiéndose en los formularios disponibles en la web del proyecto: Inscríbete como voluntario/a en los espigamientos

Innovación para la transformación social

El enfoque del proyecto es innovador en Navarra en varios aspectos y está alineado con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los principios de la economía circular.

Por una parte, propone nuevos modelos de sensibilización social que fomentan la corresponsabilidad, convirtiendo a las personas participantes en agentes de transformación social. Además, apoyará a personas en situación de dificultad y fomentará la colaboración, articulando una red de entidades con un objetivo común.
Por otro lado, permitirá establecer un diálogo entre los ámbitos rural y urbano, tan necesario en el contexto de la despoblación, que permita apreciar el valor de los alimentos y fomentar la alimentación saludable, local y de calidad.

Por último, incidirá en las pérdidas y desperdicio de alimentos, cuestión clave recogida en las principales agendas que marcan la política mundial y europea, como son el Plan de acción para una Economía circular en Europa o la Estrategia “De la Granja a la Mesa”. La meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, propone reducir a la mitad el desperdicio per cápita de alimentos para 2030, así como reducir las pérdidas de alimentos a lo largo de las cadenas de producción y suministro.

 

 

 

 

Noticias anteriores

Presentado Buruxka, un proyecto de innovación social de recuperación de la práctica del espigamiento

La iniciativa pretende transferir el modelo de éxito de la Fundació Espigoladors a Navarra

23-06-2020

Descarga la nota

NP_2020_07_23

 


<< volver